Factores para elegir un buen TELESCOPIO

Cuando se desea adquirir un telescopio es necesario hacer una evaluación de diversos factores. El primero a tener en cuenta es el uso que se pretende dar y la experiencia del aficionado. Si el usuario es menor a 10 años, los pequeños refractores son los más aconsejables. Estos instrumentos son simples y fáciles de manejar y pueden adaptarse al uso terrestre.

Otra ventaja de los pequeños refractores es que son fáciles de transportar por ser  livianos y compactos; pueden llevarse fácilmente en el baúl de un auto, y los más pequeños entran en una mochila.

Son ideales para actividades como la observación de aves y paisajes en general, ya que poseen muchos más aumentos que un binocular común.

Las personas más grandes normalmente ya tienen un interés más definido, además de mayores habilidades motrices y conocimientos más amplios, por lo que no se conforman con ver sólo los objetos más brillantes, sino que comienzan a interiorizarse por algunos detalles y objetos celestes que escapan a la potencia de los más chicos.

Para ellos los telescopios tamaño medio y grande pueden ser más útiles, por lo que el diámetro del objetivo (la lente o espejo principal) es el parámetro que debe tomarse como referencia.

Cuanto mayor es el tamaño del telescopio mayor es su peso, éstos son factores decisivos cuando se trate de transportarlo para observar durante las vacaciones o a lugares distantes con cielos mucho más oscuros que los que hay en los centros urbanos; en este caso se recomienda telescopios con distancias focales cortas o cuyo tubo sea compacto.

Por el contrario, si el aficionado tiene la posibilidad de dejarlo permanentemente en un lugar apartado de las grandes urbes (ya sea una casa en el country o en el campo) o el destino es una institución educativa, la movilidad no es tan importante, siendo en este caso aconsejable la adquisición de grandes instrumentos (más de15 cm. de diámetro).

TELESCOPIOS REFLECTORES

 Este sistema básico fue inventado por Isaac Newton y presentado ante la comunidad científica de la Royal Society en 1671. Consta de un espejo cóncavo  (esférico o parabólico) en lugar de una lente como objetivo. En este caso los rayos de luz del astro observado llegan paralelos a la superficie del espejo y éste los concentra en el plano focal donde se coloca el ocular. Próximo a éste se encuentra un espejo secundario plano cuya misión consiste en desviar 90º los rayos reflejados hacia el ocular. Este espejo secundario, al estar ubicado en el centro del tubo obstruye la entrada de luz e introduce modificaciones al patrón de difracción, disminuyendo el contraste ligeramente.

Hokenn

Telescopio Reflector

Uno de los problemas que presentan los espejos esféricos es la aberración esférica que hace que los rayos centrales de la imagen aparezcan enfocados, no así los correspondientes a la periferia. Este efecto es poco perceptible en pequeños reflectores o en aquellos cuya relación focal sea superior a 9.

Una importante ventaja que presenta este sistema óptico es su menor costo a igual dimensión de objetivo. Esto se debe en primer término a que la luz no debe atravesar el vidrio sino solamente reflejarse en su superficie. Por lo tanto no se requiere un vidrio especial y la única condición que debe reunir es ser estable a los cambios de la temperatura ambiental a los que se ve sometido.

El espejo a su vez requiere del tallado y pulido de una sola superficie curva, mientras que el secundario es un espejo plano que presenta grandes dificultades para su fabricación. Otra ventaja que ofrece es la ubicación del ocular en su extremo superior, una comodidad cuando el objeto a observar se encuentra próximo al cenit, además de permitir un montaje más cerca del suelo. Dada su menor relación focal, F/D,  son más luminosos y por lo tanto mejores a la hora de observar objetos difusos tales como cometas, nebulosas, cúmulos globulares y galaxias.

NOTA: Nuestros modelos pueden venir con nuestras marcas HOKENN OPTIK®SKY WATCHER®, por ser la misma empresa.

TELESCOPIOS CATADIÓPTRICOS

Un tercer grupo de instrumentos lo configuran aquellos que combinan espejos cóncavos y lentes correctoras. Uno de ellos es el Newtoniano Catadióptrico, similar al descripto anteriormente al que se le agrega una lente en la entrada del porta ocular.

Hokenn

Estos tienen tubos más cortos que los comunes (por lo que son más transportables) y la lente tiene como función corregir la trayectoria de los rayos de luz de manera tal que la distancia focal efectiva semejante a los Newtonianos comunes, y por consiguiente de aumentos similares con un ocular dado.

Otros modelos de telescopios catadióptricos son los denominados Schmidt-Cassegrain y los Maksutov, consistentes ambos en un espejo primario como en los reflectores tradicionales, los cuales poseen en la parte anterior del instrumento una placa correctora.

Estos instrumentos tienen una calidad óptica excelente, pero dado que la luz debe atravesar las placas correctoras, éstas deben ser de un cristal de calidad excelente y talladas con mucha precisión. En consecuencia los costos de estos instrumentos suelen ser entre 2 y 4 veces superior a los instrumentos tradicionales de igual diámetro.

TELESCOPIOS REFRACTORES

 Son aquellos instrumentos semejantes al que construyó Galileo, un tubo en cuyo extremo anterior se ubica la lente de mayor diámetro (denominada “objetivo”) y en el posterior se ubica una lente pequeña a través de la cual se observa, el “ocular”.

Hokenn

En este tipo de telescopios los rayos de luz provenientes del objeto observado llegan paralelos al objetivo, éste los refracta concentrando los mismos en un punto, el “foco”, “punto focal” o  “plano focal”. Allí se ubica el ocular que amplifica la imagen y hace que los rayos de luz salgan del mismo, paralelos.

Entre las ventajas que ofrecen los refractores se pueden mencionar que al poseer un tubo cerrado no entra polvo o humedad en la trayectoria de los rayos de luz, como así también se evita la circulación de aire. Como el cociente entre la distancia focal y el diámetro del objetivo, llamado relación focal F/D, es grande y no hay obstrucción central que modifique el patrón de difracción, el contraste de la imagen es mayor y de una buena resolución por lo que es un instrumento recomendable para la observación planetaria.

La mayor desventaja de este sistema óptico se halla en la lente objetivo. En primer término porque la luz debe atravesar la misma, ésta no debe contener imperfecciones que afecten a la imagen. En segundo lugar el trabajo de pulido debe hacerse en ambas caras de la lente.

Por último el índice refracción es distinto para cada color, por lo que el punto focal difiere de uno a otro; esto genera un defecto conocido como aberración cromática y que se reconoce como un arco iris alrededor del objeto observado. Esto se corrige mediante el agregado de una nueva lente correctora, pero como se mencionó anteriormente, el vidrio debe ser especial y pulido en sus dos caras, incrementando el valor del instrumento. Por este motivo, los telescopios económicos carecen de lente correctora y a partir de los80 mm. de diámetro su costo es sensiblemente mayor a un reflector de iguales dimensiones.

Una respuesta a “Factores para elegir un buen TELESCOPIO

  1. SE LE PUEDE COLOCAR A UN REFRACTOR DE USTEDES UN TELEOBJETIVO DE CAMARA FOTOGRAFICA??? ,GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s