A puro pique en la Salada de Monasterio

Por Wilmar Merino

Un clásico de la Ruta 2 muestra un presente con cota baja y mucho pique, pero predominan los juveniles que toman de inmediato y hay que trabajarla para sacarle algunos medianitos

El pasado fin de semana visitamos una hermosa laguna de la ruta 2: La Salada de Monasterio.

¿Cómo llegar? Con ingresos por el km 144,5 de la Ruta 2, retome en U hacia Buenos Aires y tomar el primer camino a la derecha siguiendo luego los carteles, el tramo de tierra es difícil de transitar con lluvia (siempre hay que consultar sobre el estado del camino si ha llovido en la previa) a lo largo de sus  7 km que entre la Ruta 2 y la laguna. Este espejo en forma de cubeta sin tributarios, salvo un par de arroyos que desaguan de los campos, se mantiene con aguas surgentes, por lo que la seca que afecta al resto de las lagunas aquí se ha sentido un poco menos. Si bien está baja y hay que salir tocando el fondo con los botes, es posible navegar sus laberintos de juncos en busca de las ansiadas flechas de plata, que en éste ámbito abundan  por tareas de resiembra constante.

¿Con qué navegar? Hablando de botes, es mejor -si se cuenta con esa posibilidad-, concurrir con uno propio ya que por política de los dueños de la laguna no se reservan botes de manera telefónica y es frecuente llegar a primera hora y no encontrar ya ninguno, puesto que personas que allí acampan ya los han tomado o gente que ha llegado antes se los ha alquilado.

Hechas éstas salvedades, salimos hacia la izquierda del camping, en diagonal, buscando claros entre juncales a unos 100 metros de la costa de enfrente. Sabiendo que aspirábamos mayormente a un pejerrey de chico a mediano, por lo que nuestra idea fue optar por equipos sutiles para disfrutar mas la pesca. En esa convicción armamos cañas Kunnan Bluefish  4005 S, de 4 mts de longitud en 5 secciones, con varios pasahilos flotantes (con O-ring), reel pequeño con multi 0,18  y montamos líneas con boyas chupete de balsa chicas o directamente esfèricas del tipo yo yo.

El pique fue casi inmediato, prueba de lo bien poblada que está la laguna, aunque los tamaños no daban la medida. Tras 15 minutos de pesca, decidimos movernos a otro clarito y siempre anclando a 50 metros del juncal, tirábamos las línea de modo que fueran derivando hacia la pared de juncos, donde se producían la mayoría de los ataques. Se repetìa la misma situación de pique aundante, aunque ya cobramos algunos que pesaban los 25 cm, no por mucho.

Luego aprovechamos una suave brisa para pescar gareteando por el claro central, hecho que no dejaba las boyas de espaldas dificultando nuestra visión pues éstas trabajaban sobre el brillo del sol. En éstos casos, es conveniente reemplazar las líneas por otras de boyas negras. Así lo hicimos y pese a que realizamos un buen garete cobramos apenas dos o tres pejes que no nos convencieron. Así las cosas, entendimos que la pesca estaba entre los juncos por lo que volvimos a buscar pequeños claros entre paredes de juncos y pescamos asì hasta el mediodía, cobrando muchos dobletes, y usando anzuelos 1 con carnada grande de doble mojarra o filet para evitar el chiquitaje que no dejaba comer a los de medida.

Habremos sacados unas 50 piezas entre tres cañas, en tres horas de pesca, y sobre el mediodía volvimos al embarcadero. Allí algunos aficionados habían logrado capturas de mejor tamaño pero la gran mayoría daba cuenta de la abundancia de peje chico muy activo que ataca las carnadas ni bien tocan el agua. Otros aficionados, que pescaban desde la costa, tenían discretas cuotas de peje, lgorando mejore resultados quienes se alejaban unos 500 o 600 metros del embarcadero, evitando el ruido de motores y botes a remo que alteraban el ámbito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En conclusión: la laguna tiene en sus juveniles un futuro a puro peje y un presente de intensa actividad de os mismos que esperemos que el frío desactive para que puedan aparecer los de mejor tamaño. Tratándose de un espejo de cota muy baja, bastará una semana de frío intenso para  que su dinámica acuática se altere. Será el momento de volver a intentarlo para redescubrir este lindo charco que siempre es un desafío.

Tel Salada de monasterio: 02241-15507645

Una respuesta a “A puro pique en la Salada de Monasterio

  1. Lantes Eduardo

    Hola, compre la caña Kunnan tgks 4204 que dice ser de 4.20mts impreso en la caña y la funda. SORPRESA tome un metro para Hacer la Linea, medí la caña y tiene 4.00mtrs !!!! ustedes las midieron? Que Hacemos?
    espero su respuesta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s